LUCHAR COMO FLORENCIA ES REBELIÓN

Son 15 semanas, 105 días de aquel fatídico 12 de octubre que fue asesinada salvajemente Flor. Hoy, su cumpleaños número 36, Flor está presente en el recuerdo, en los pensamientos de su familia, sus camaradas, de sus amigxs. Con 35 años su vida fue interrumpida con la facilidad e impunidad que da una sociedad machista, violenta, que deja a las mujeres en la ridícula posición de tener que marchar de a miles, de a millones para gritar BASTA DE FEMICIDIOS, BASTA DE TRAVESTICIDIOS, BASTA DE VIOLENCIA MACHISTA.

Todo femicidio es crimen político decimos, y Flor fue parte de la construcción de esa idea. Ella fue un ejemplo de militante para nuestra fuerza, y por eso hoy el país entero la recuerda y su nombre se escribe en las paredes de los barrios, esos barrios donde el feminismo si no es popular sigue violentándonos, aquellos barrios como los que Flor habitó que son felices en carnaval y se despiertan antes que salga el sol en invierno, aquellos barrios donde el agua está contaminada y el suelo que habitamos, que trabajamos, no nos alimenta.

Hoy nos toca ponerle más fuerza a las consignas que ella levantaba. Porque los femicidios no son pandemia, son genocido de este sistema, denunciamos que la investigación sigue sin dar ningún resultado, que los fiscales están ensañados con la vida de Flor y no se preguntan qué pasó esa tarde de octubre en el camino rural que todo el mundo transita y que aquel día, como un agujero negro, nadie vio nada, nadie escuchó nada, nadie caminó por allí y esperó a Flor. Denunciamos que la justicia Santafesina actúa, como era de esperar, sin perspectiva de géneros y mucho menos contempla el hecho de que Flor era militante, era una persona públicamente expuesta y reconocida, era abolicionista y feminista, ayudaba, tendía lazos. El crímen de Florencia Gomez amenaza a todas las militantes que día a día luchamos por construir dignidad donde el machismo y el Estado solo tienen abandono y sometimiento. Pero no tenemos miedo, porque ya nos cansamos de esa amenaza diaria, monótona, pajera y cobarde.

Los femicidios en nuestro país ya han superado la horrenda “tasa” que nos dejó el 2020: solo en enero llevamos ¡¡1 femicidio cada 22 horas!!. Son más de 20 niñxs o adolescentes que quedan sin madre. ¿Cómo puede ser que, a tanta sistematicidad, a tanto patrón, a tantas denuncias efectuadas, el Estado no tenga respuestas concretas? No estamos pidiendo nada extraordinario, ¡PAREN DE MATARNOS!

Flor era militante para cambiar este mundo, eligió romper con una cultura de maternidades impuestas y maternar desde el amor, con respeto, en comunidad con otras mujeres, con amigxs y militancia. Maternar como las obreras, con la esperanza de un mundo distinto para todos los modelos de familia que rompen con el exitismo y son humanamente imperfectos y revolucionarios. Aquellas mujeres que construyen libertades, aquellas mujeres que denuncian que el patriarcado y el capitalismo van de la mano y caerán juntxs, aquellas son las que el pueblo más necesita, y Flor era de esas imprescindibles.

Se cumplió también una semana de Trabajo Brigadista en San Jorge. Una semana que ha superado cualquier expectativa, con trabajo, energía, calor, cansancio y camaradería. Flor, hoy tu fuerza te extraña y con el compromiso intacto seguimos construyendo justicia.